Todo sobre tu sérum de Vitamina C

La vitamina C es un nutriente necesario para el crecimiento y la reparación de los tejidos en todo el cuerpo, incluida la piel. Este antioxidante, no lo producimos naturalmente pero se encuentra en frutas y verduras y es producido sintéticamente para productos para el cuidado de la piel. Sus propiedades antioxidantes ayudan en el proceso de regeneración natural de la piel, lo que ayuda al cuerpo a reparar las células dañadas de la piel. 

Es importante saber que dentro de tu sérum la vitamina C se puede presentar en diferentes compuestos orgánicos. Lo puedes ver en la etiqueta de tu producto como: ácido ascórbico, ascorbato de tetrahexildecil, palmitato de ascorbilo. 

Los dermatólogos sugieren una concentración de entre 10% al 20% de vitamina C. Checa que tú sérum incluya otros antioxidantes y refuerzos como la vitamina E, ya que esta en sí misma actúa como un antioxidante y también mejora la función de la vitamina C.

Los beneficios de la vitamina C en la piel no se limitan a su estado antioxidante. Cuando la vitamina C se usa tópicamente, debido a que es muy ácida, "la piel se activa para curarse a sí misma acelerando la producción de colágeno y elastina", explica el dermatólogo Howard Sobel, M.D.  El colágeno y la elastina son ambas fibras proteicas naturales que ayudan a mantener la piel firme. Por lo tanto, al ayudar a promover la producción de colágeno, tu sérum de vitamina C puede ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

Este activo también contiene una propiedad que inhibe la producción de melanina de la piel, que es lo que causa la decoloración de la piel como manchas e hiperpigmentación. Al usarlo continuamente, la vitamina C puede ayudar a prevenir la formación de estas sin alterar la pigmentación normal de la piel.

Continúa leyendo: El mejor antioxidante para tu piel

Más información: The roles of Vitamin C in skin health 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados